equipo para invertir

Aprender a invertir dinero puede parecer aterrador, pero es más fácil de lo que crees, y puedes empezar sin importar cuánto tengas ahorrado.

Cada persona tiene una situación financiera única. La mejor manera de invertir depende de tus preferencias personales y de tus circunstancias financieras actuales y futuras. Es importante conocer en detalle tus ingresos y gastos, activos y pasivos, responsabilidades y objetivos a la hora de elaborar un plan de inversión sólido.

Invertir dinero en el mercado de valores es la forma número 1 en que los mexicanos crean riqueza y ahorran para objetivos a largo plazo, como la jubilación, pero averiguar la mejor manera de invertir ese dinero puede parecer desalentador. Esto no tiene por qué ser así. He aquí un proceso de cinco pasos que puede ayudarte a averiguar cómo invertir tu dinero ahora mismo:

  • Identifica tus objetivos financieros, tus plazos y tu percepción del riesgo.
  • Decide si quieres adoptar un enfoque de “hazlo tu mismo” o de “gestión por mí”.
  • Elige el tipo de cuenta de inversión que vas a utilizar (ejemplo: S&P 500 fondo de inversión).
  • Abre una cuenta.
  • Elige qué inversiones se ajustan a tu tolerancia al riesgo (acciones, bonos, fondos de inversión, bienes inmuebles).formas de invertir

Aquí tienes los detalles sobre cómo poner tu dinero en efectivo a trabajar de la manera correcta, de inmediato.

1. Da a tu dinero un objetivo

Averiguar cómo invertir el dinero empieza por determinar tus objetivos de inversión, cuándo necesitas o quieres alcanzarlos y tu nivel de comodidad con el riesgo para cada objetivo.

Objetivos a largo plazo: El objetivo universal suele ser la jubilación, pero también puede tener otros: ¿Deseas el pago inicial de una casa o la matrícula universitaria? ¿Comprar la casa de vacaciones de sus sueños o hacer un viaje de aniversario dentro de 10 años?

Objetivos a corto plazo: Las vacaciones del año que viene, la casa que quieres comprar el año que viene o un fondo de emergencia.

2. Decide cuánta ayuda deseas

Una vez que conozcas tus objetivos, podrás profundizar en los detalles sobre cómo invertir (desde la elección del tipo de cuenta hasta el mejor lugar para abrirla y la elección de los vehículos de inversión). Pero si la vía del bricolaje no te parece adecuada, no te preocupes.

Muchos ahorradores prefieren que alguien invierta su dinero por ellos. Y aunque antes era una propuesta cara, hoy en día es bastante accesible (¡Incluso barato!) contratar ayuda profesional gracias a la llegada de los servicios de gestión automatizada de carteras, también conocidos como robo-asesores.

tips para invertir

Estos asesores en línea utilizan algoritmos informáticos y software avanzado para construir y gestionar la cartera de inversiones de un cliente, ofreciendo todo tipo de servicios, desde el reequilibrio automático hasta la optimización fiscal, e incluso el acceso a la ayuda humana cuando se necesita.

3. Elige una cuenta de inversión

Para comprar la mayoría de los tipos de acciones, fondos de ahorro o bonos, necesitarás una cuenta de inversión. Al igual que hay una serie de cuentas bancarias para diferentes propósitos (cuenta corriente, ahorros, mercado monetario, certificados de depósito) hay un puñado de cuentas de inversión que debe conocer.

He aquí una lista de algunas de las cuentas de inversión más populares:

Si estás invirtiendo para la jubilación

401(k): Es posible que ya tengas un plan 401(k), que ofrecen muchas empresas y que toma las aportaciones directamente de tu nómina. Muchas empresas igualan sus aportaciones, hasta un límite; si la tuya lo hace, deberías aportar al menos lo suficiente para obtener esa igualación antes de invertir en otra parte.

S&P 500 ETF: Si ya estás familiarizado con las inversiones de fondos, este puede funcionarte perfectamente. Puede abrir un fondo S&P 500 que busca replicar el rendimiento de un índice de referencia que mide el rendimiento de la inversión de acciones de alta capitalización. Este fondo será de los más útiles si te asesoras antes de invertir en el.

invertir en línea

Invertir para otro objetivo

Cuenta imponible: A veces denominadas cuentas de no jubilación o no cualificadas, son cuentas de inversión flexibles que no están destinadas a ningún fin específico. A diferencia de las cuentas de jubilación, no existen normas sobre las cantidades aportadas y puede sacar dinero en cualquier momento. Estas cuentas no tienen ventajas fiscales específicas. Si estás ahorrando para la jubilación y ha agotado las opciones anteriores, puedes seguir ahorrando en una cuenta imponible.

Cuentas de ahorro para la universidad: Al igual que las cuentas de jubilación, ofrecen ventajas fiscales para ahorrar para la universidad. Una cuenta de ahorro para la educación se utiliza habitualmente por los padres desde que los niños con pequeños y conforme van creciendo, los adolescentes empiezan a hacerse cargo de su cuenta estudiantil.