Análisis Económico

El análisis es el siguiente: Siguiendo las cifras económicas presentadas por BANXICO y la Secretaría de Economía a finales del año pasado, durante el periodo concentrado 2010-2020, la IED en México presentó un crecimiento de 2.3%, al pasar de 27,14 mil millones de dólares en 2010 a 27,78 mil millones de dólares en 2020, mientras que para el primer trimestre de 2021 la IED alcanzó 11,86 mil millones de dólares, lo que representa un incremento de 14.8% respecto al primer trimestre de 2020.

Según diferentes analistas y datos estadísticos, se prevé una recuperación económica y un mayor nivel de inversión extranjera hacia la inversión de México para el año 2021.

Sin embargo, la IED (Inversión Extranjera Directa) está condicionada a la posibilidad de nuevas “olas” de COVID-19, junto con la recuperación de la confianza empresarial y una mayor sensibilidad por parte del gobierno hacia las necesidades del sector privado extranjero en México.

Impacto de covid-19 en la economía mexicana

La coyuntura de la COVID-19 ha provocado una profunda crisis económica, que ha afectado a la IED mundial.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su informe “La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe, 2020”, a causa de la pandemia, la mayoría de los sectores productivos del mundo fueron golpeados de manera generalizada, lo que se extendió sucesivamente a las inversiones transfronterizas, que podrían registrar una reducción de entre el 30% y el 40% a finales de 2021.

Según la CEPAL, los beneficios de la IED se obtendrán cuando las políticas de atracción de IED estén integradas y coordinadas con las políticas de desarrollo de un país (en este caso, México).

“Aunque la IED por sí sola no resuelve los problemas relacionados con el crecimiento económico, puede asumir un papel importante en la medida en que esté alineada con sus objetivos estratégicos”, según su informe “La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe.

Cabe destacar que la estrategia del gobierno mexicano para atraer la IED se ha basado en la creación de un marco regulatorio que ofrezca transparencia al inversionista, más que en la construcción de políticas basadas en incentivos para promoverla.

¿Cómo se puede obtener el capital extranjero?

“Los nuevos escenarios internacionales hacen necesario que la IED y las políticas para promoverla sean parte de un proyecto más amplio que permita la inclusión social, la equidad y la creciente sustentabilidad ambiental”, señaló Salles Sainz Grant Thornton.

Es necesario no sólo ofrecer las condiciones para que el capital extranjero llegue, sino que es necesario crear condiciones para que el capital se convierta en fuentes generadoras de mayor productividad, innovación y tecnología.

En otras palabras, es muy necesario un esquema de mayor colaboración entre el gobierno y la iniciativa privada.

Pero, por otro lado, el nivel de IED no aumentará en 2021, pues las inversiones ya están en México.

De acuerdo con Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), difícilmente se verán grandes inversiones en las armadoras en 2021, salvo las que se realizan anualmente para el cambio de líneas de producción, de nuevos modelos o cambios en los actuales.

Para Cuevas, si bien la industria automotriz, al ser considerada una actividad esencial, no se vio totalmente afectada por la pandemia, ya se han hecho inversiones importantes en el país en los últimos 10 años, provenientes de automotrices como Kia (Nuevo León) , Toyota (Guanajuato) y BMW (San Luis Potosí), las cuales, dijo, “aún están en proceso de maduración.”

Lee también: Guía para invertir en México