Fondos Mexicanos

El sector de los fondos alternativos ha crecido activamente durante los últimos 20 años en México. Aunque se trata de un mercado incipiente en comparación con jurisdicciones más desarrolladas, el número de socios generales (GP) e inversores locales ha ido creciendo de forma constante a lo largo de los años.

En que lugar esta México:

Además, México es la segunda economía de América Latina y es uno de los países más globalizados del mundo, con 12 acuerdos de libre comercio que abarcan 46 países.

La regulación gubernamental (incluida la que permite a los fondos de pensiones mexicanos invertir en ciertos tipos de fondos) ha ayudado al crecimiento de la industria y, en los últimos años, el gobierno ha sido un importante participante y partidario de la industria del capital privado, invirtiendo en más de 85 fondos.

La industria del capital privado y el sector del capital riesgo en México siguen creciendo y madurando.

La internacionalización tanto de las fuentes de financiación como de la inversión de los gestores nacionales sugiere que México está desempeñando un papel cada vez más influyente en el crecimiento financiero y económico, tanto a nivel regional como mundial.

Los gestores locales suelen utilizar la jurisdicción mexicana para la formación de fondos de inversión alternativos, aunque también se utilizan sociedades limitadas de Ontario y Quebec, dependiendo del tipo de inversores al que se dirijan y del tipo de fondo de inversión.

Algunos gestores de fondos internacionales también han utilizado la jurisdicción mexicana para constituir sus fondos locales.

Tipos de fondos

  • Los fondos minoristas en México están regulados y supervisados y pueden acceder a ellos todo tipo de inversores. Este instrumento de inversión es muy popular y existen más de 600 fondos minoristas autorizados para operar en México.                                                          El objetivo de los fondos minoristas es, entre otros, dar acceso al mercado de valores a los pequeños y medianos inversionistas (ya que los fondos minoristas siempre invierten en valores públicos), para que participen en el financiamiento del sector productivo del país.

 

  • Los fondos de inversión generalmente se estructuran como fideicomisos mexicanos, el proceso comienza con el memorando de inversión o PPM y la redacción del contrato de fideicomiso.

 

  • Estos fondos siempre son administrados por un gestor o GP y el alcance de esta gestión generalmente se documenta a través de un contrato de servicios entre el fiduciario del fideicomiso y el GP. El acuerdo fiduciario se negocia siempre con el fiduciario y, dependiendo del tipo de fondo que se cree, con los principales inversores.

 

  • Los fondos cotizados requieren que la fiduciaria de estos fondos realice un trámite de autorización de los pagarés que emiten para ser ofrecidos públicamente ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México (CNBV) y ante la bolsa de valores mexicana correspondiente en lo que respecta al proceso de cotización.

 

¿Qué pasa en caso de fideicomiso?

Los inversores que invierten a través de fideicomisos mexicanos no tienen responsabilidad limitada por ley.

Estos inversionistas en general están protegidos de la negligencia y el fraude del fiduciario o del administrador a través de cláusulas de indemnización y del hecho de que el fiduciario del fideicomiso será responsable ante cualquier tercero por cualquier inversión realizada hasta el monto del patrimonio del fideicomiso.

También lee: Todo sobre fondos mutuos y estrategias de inversión