cómo funcionan las franquicias

Hoy en día emprender una franquicia es una tarea en la muchos inversionistas se enfocan para lograr una mejor estabilidad económica, control de tiempo, una mejor expansión de sus productos y concretar el sueño de tener negocios propios que les permitan rentabilidad en el mercado. 

Las franquicias son excelentes aliadas que, además de ayudar a impulsar tu negocio, pueden permitirte lograr ver tu marca por todo el país, incluso el mundo. Crear una franquicia podría ser considerada una tarea complicada, y es un hecho que dentro del proceso habrá una serie de retos y factores que podrían hacer parecer que no se obtendrán grandes resultados, sin embargo, puede ser más sencillo de lo que se piensa. Basta con mirar al pasado y recordar que las grandes empresas en el mundo comenzaron como pequeños negocios que en un futuro se han convertido en franquicias líderes en el mercado. 

Franquicias exitosas

A lo largo de la historia algunos emprendedores han logrado catapultar estos pequeños negocios hasta la cima, un ejemplo de ello es Hertz, una empresa que lleva más de 50 años en el mercado y se dedica al alquiler de automóviles. Su modelo se centra en ofrecer a sus clientes la oportunidad de rentar un automóvil dentro de 81 aeropuertos distribuidos a lo largo de Estados Unidos, Europa y otras ciudades del mundo. Hoy en día Hertz se encuentra posicionada como la más grande del mundo, reportando 32 millones de rentas de autos al año.

Extendida en su mayoría en Asia y América Latina, 7 Eleven se posiciona entre una de las mejores franquicias. En esta tienda puede comprarse básicamente cualquier artículo: agua embotellada, frituras, artículos de limpieza personal, fármacos simples, enlatados, café, donas, hasta revistas y periódicos, con el plus de ofrecer sus servicios las 24 horas, los 365 días del año. En la actualidad cuentan con más de 64 000 establecimientos en 17 países.  El origen de esta franquicia se remonta a 1927, cuando “John Jefferson Green tuvo la idea de vender artículos cerca de su lugar de trabajo. Su jefe, Joe C. Thompson decidió inaugurar tiendas similares en otros centros de trabajo que también eran de su propiedad y de esta forma inició su paso dentro de las franquicias. 

Otro excelente ejemplo es la cadena de pollo frito “Pollo Campero”, donde un grupo de empresarios liderados por Juan José Gutierrez Mayorga decidieron comenzar  a experimentar con distintas recetas de pollo frito y posteriormente  inaugurar un pequeño restaurante. 

Al Inicio, la venta de  “Pollo Campero” se generaba en un carrito que deambulaba entre las calles. Con el pasar de los años, se logró que este pequeño restaurante comenzara un proceso de  expansión a través de franquicias,  siendo la primera empresa guatemalteca en utilizar un modelo de negocio como este. Hoy en día, podemos encontrar “Pollo Campero” en lugares como China, Indonesia, España, Estados Unidos y México. 

Antes de unirte a una franquicia

Si dentro de tus consideraciones estás pensando en franquiciar tu negocio, tal como en su momento Gutierrez Mayorga lo hizo, es importante saber que el proceso no es sencillo e implica un costo de inversión a tener en cuenta. Si bien, franquiciar no es una tarea sencilla, te brindamos los siguientes puntos que debes tener en consideración para que pronto lograrás incursionar en este mundo:

  • Revisa tus finanzas.  A través de un trabajo en introspección analiza si este es el mejor momento para franquiciar.  Lo más importante a considerar es conocer a fondo tu negocio y determinar si este se encuentra listo para ser franquiciado. La clave gira entorno a tener un negocio rentable que pueda verse replicado en otras franquicias. 
  • Analiza tu concepto.  Los negocios que han incursionado dentro de las franquicias tienden a ser servicios que, aunque cuenten con una amplia competencia, le ofrecen a los clientes una experiencia diferente. Pregúntate si tu modelo de negocio realmente  puede funcionar como franquicia. ¿Qué ofreces té que te hace distinto a la competencia?
  • Construye un equipo sòlido y de confianza a tu alrededor, que crea y confíe en tu concepto.  Busca inversionistas con un enfoque similar al que buscas desarrollar en tu negocio, con ideas claras y que cuenten con la solvencia econòmica adecuada.
  • La investigación de mercado es esencial. Estudiar el mercado y confirmar si existen los consumidores potenciales para tu producto o espacio son factores clave para que éste prospere en un futuro. No te guíes únicamente por tu intuición. 
  • Conoce a tu competencia. ¿Cómo es su concepto actual? ¿Cuáles puntos flacos puedes encontrar dentro de su modelo de negocio? El conocer a tu competencia te permite ofrecer un servicio o producto que te ayude a ser distinto al resto. 
  • Delimita hasta dónde quieres llegar con tu concepto y cuál será la forma en que vas a operar como franquiciante. ¿Qué ofrecerás a tus clientes, cuánto territorio vas a ofrecer a tus clientes, qué zonas geográficas piensas abarcar?
  • No olvides conocer los requerimientos legales para poder crear una franquicia. Este tema es sumamente importante, así que la asesoría adecuada de un consultor en franquicias que se asegure de que todo se haga en orden  será la clave para poder crear tu franquicia.  
  • Antes de pensar en exportar tu concepto y llevarlo a otros países del mundo, es conveniente investigar cuáles son las legislaciones locales y qué trámites debes realizar para llevar tu negocio a determinado país. 

Una vez que tengas todo lo anterior cubierto, será momento de buscar a quién vender tu franquicia. Puedes hacerlo tu mismo o tambièn  apoyarte de vendedores que lo hagan por ti. Asegúrate que los vendedores conozcan a fondo tu negocio, que sean expertos en poder contar una buena historia y convencer a los inversionistas de que tu franquicia es la mejor opción para invertir su dinero.